Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×

¿Quieres recibir notificaciones?

Recibirás noticias de tus equipos, previas, directos, resultados... ¡Recomendado!


Acepto Ahora mismo no

La historia del futbolista español al que dio por muerto un equipo en el que ya no jugaba

Dijeron que había sufrido un accidente mortal de tráfico, algo que nunca había pasado y que el protagonista se toma con cierto humor.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @danielmv,

Fernando, el madrileño que supuestamente había fallecido. Foto: Twitter.
Fernando, el madrileño que supuestamente había fallecido. Foto: Twitter.

¿Se imaginan despertar una mañana y encontrar en el periódico o pegada en las calles su propia esquela? Pues eso mismo es lo que le ha pasado a Fernando Lafuente, un madrileño de 29 años que el pasado martes descubrió como el Ballybrack FC de una liga amateur de Irlanda le 'mataba'.

El equipo llamó a otros clubes de la liga para que le dedicaran a Fernando un minuto de silencio tras haber muerto supuestamente en un accidente de tráfico. Y aquí es donde viene la gran sorpresa, todo se trataba de una macabra excusa del Ballybrack para aplazar un partido de fútbol.

La rocambolesca historia se alejaba mucho de la realidad. Ni Fernando había sufrido un accidente, ni había muerto, ni se encontraba en España, ni tan siquiera era miembro de un equipo que abandonó hace dos meses. El protagonista se lo tomó con humor en unas declaraciones a El Español:

"Me entero de que he fallecido el martes por la tarde cuando me llaman desde mi actual trabajo y mi encargado me dice que soy una celebridad", aseguro el español. Además, cuenta que desconocer "exactamente qué tipo de excusa pueden dar para hacer algo así, pero lo que sí es seguro es que dieron la más ridícula de todas".

Por si fuera poco, asegura que los protagonistas de su supuesta muerte no hicieron nada para contrastar los hechos, ya que ni siquiera se pusieron de acuerdo con nadie de su entorno para confirmar su triste pero inexistente desenlace: "No intentaron contactar conmigo ni con ningún familiar, mandaron directamente la esquela al periódico", contó sorprendido. Una historia al que el protagonista restó peso y que quiso zanjar con algo de humor: "Lo importante es que nadie resultó herido".

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen