Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×

¿Quieres recibir notificaciones?

Recibirás noticias de tus equipos, previas, directos, resultados... ¡Recomendado!


Acepto Ahora mismo no

Cristiano marca la diferencia en la Supercopa

El portugués, que salió desde el banquillo ante el Barça, fue quien decanto la balanza para el Real Madrid con el 1-2 en el Camp Nou. Minutos después fue expulsado.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @danielmv,

4383075bf5b7b2fc6630a29d748a4a8a12fbcdfa

Hasta hace unas pocas semanas, Cristiano Ronaldo estaba más fuera que dentro del Real Madrid. Hoy, en la ida de la Supercopa de España ante el FC Barcelona, el portugués ha vuelto. Ni confirmó ni desmintió su salida. Simplemente se calzó las botas en el primer Clásico de la temporada y volvió a ser el gran protagonista.

Atrás quedó un partido tosco, con muchas pausas y con poco juego. Real Madrid y Barcelona siguen carburando tras una pretemporada llena de kilómetros. Y eso se notó sobre el verde del Camp Nou. Fue Gerard Piqué el que decantó la balanza, pero a favor del Real Madrid. Marcelo apuró la línea de fondo y el centro del brasileño se encontró con la bota de Gerard, que metió de forma inconsciente el primer gol del Real Madrid.

Tras el 0-1 los de Zidane metieron la directa, y el Barça fue a matar o a morir. Imprecisiones, contragolpes y un pega y recibe que acabó con un empate que llegó con polémica. Caída de Luis Suárez dentro del área que De Burgos Bengoetxea interpretó como penalti. Messi no falló, pero el Madrid hizo oídos sordos al error del trencilla.

Fue el turno de Cristiano Ronaldo, que salió desde el banquillo para (casi) sentenciar la Supercopa. El de Madeira rompió a Piqué en la esquina del área y su derechazo fue teledirigido a la escuadra de Ter Stegen. Imparable. Alegría del portugués que no dudó en quitarse la camiseta, un gesto que sancionó el árbitro y que podría quedar en anécdota de no ser porque minutos después el delantero fue expulsado por un supuesto piscinazo.

El Madrid con 10, pero el partido no cambió su guion. Con la marcha de Cristiano fue Marco Asensio el que se vistió de héroe, con un gol calcado al de CR7, pero con destino a la otra escuadra. Un 1-3 que deja al Barça tocado de cara a la vuelta y al Madrid con su segundo título de la temporada muy en bandeja.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen