Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×

¿Quieres recibir notificaciones?

Recibirás noticias de tus equipos, previas, directos, resultados... ¡Recomendado!


Acepto Ahora mismo no

“A Alves o Rakitic los reciben como dioses; conmigo, insultan a mi madre”

Sergio Ramos volvió a vestirse de salvador en el duelo de Copa ante el Sevilla y fue el protagonista en el segundo gol del Madrid tras una desafiante celebración dirigida al fondo norte.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @danielmv,

Así se dirigió Ramos a la zona norte del estadio tras el segundo gol del Madrid. Foto: Marca.
Así se dirigió Ramos a la zona norte del estadio tras el segundo gol del Madrid. Foto: Marca.

A falta de Cristiano Ronaldo, bueno es Sergio Ramos. El defensa de Camas volvió a aparecer para dejar finiquitada la eliminatoria de octavos de Copa ante el Sevilla. Los andaluces, que pusieron el 3-1 en el marcador, estaban a dos goles de lograr la hazaña tras el 3-0 del Madrid en la ida. Pero de nuevo fue Ramos el que enterró las esperanzas del rival. En este caso, las del equipo donde nació como futbolista.

Un gol que traerá cola en las próximas horas. Casemiro fue derribado por Kranevitter dentro del área y fue le capitán del Real Madrid el que se encargó de lanzar el penalti. Lo hizo a lo Panenka, una ejecución idéntica a la que llevó a cabo en la semifinal de la Eurocopa 2012 ante Portugal.

Ramos se señaló el nombre de su camiseta y la grada del Pizjuán estalló. Tras el partido, el defensa aclaró en zona mixta el destinatario de esta celebración: “Cuando vean la repetición de la celebración lo entenderán de otra manera. No me sale celebrar un gol en mi casa, pero cuando se acuerdan de tu madre no se merecen respeto. El sevillismo, sí. El presidente debe tomar medidas para que un sector (Biris Norte) no manche a la afición del Sevilla”.

Además, Ramos lamentó que otros futbolistas que pasaron por Sevilla y que ahora juegan para otros equipos tengan un recibimiento muy diferente al suyo: “He visto recibimiento a Rakitic o Alves, que no han mamando aquí, como dice un amigo, y se le reciben como dioses. Conmigo, insultan a mi madre. No voy a cambiar mi forma de jugar”, sentenció el defensa.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen