Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Los tres de arriba se exhiben

Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid demostraron por qué son los máximos aspirantes al título de Liga, con tres goleadas que dejaron a sus rivales con cara de circunstancia.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Barça, Atlético y Real Madrid no dieron opción a sus rivales en la octava jornada de Liga.
Barça, Atlético y Real Madrid no dieron opción a sus rivales en la octava jornada de Liga.

El regreso de LaLiga Santander tras el parón por los compromisos internacionales demostró que Atlético, Real Madrid y Barça ya no están para bromas, con goleadas sin piedad a sus rivales que los mantiene en lo más alto de la clasificación (con permiso del Sevilla).

Este sábado los aficionados pudieron disfrutar de un recital goleador de los tres candidatos principales al título, respondiendo cada uno con más músculo si cabe al mensaje de su rival. Tras una mañana que dejó el fin del maleficio del Sevilla fuera del Sánchez Pizjuán 23 jornadas después, entraron a escena los grandes de LaLiga.

El primero fue el FC Barcelona, que tras la derrota en Balaidos volvió por la puerta grande ante el Deportivo de la Coruña. Los de Luis Enrique no necesitaron desplegar su mejor versión, en parte por la poca contundencia del Deportivo de la Coruña, que no disparó entre los tres palos en todo el partido. Messi que volvía tras su lesión, salió en la segunda parte para maquillar a los dos minutos una goleada que Rafinha y Luis Suárez se encargaron de encarrilar.

El Vicente Calderón retomó el testigo en una jornada de fiesta para el Atlético de Madrid con el Día de las Peñas, que intentó aguar el colista Granada. Un golazo de Isaac Cuenca parecía resucitar las aspiraciones del equipo equipo andaluz, pero el Atlético de Madrid dio el paso adelante que se espera en fútbol ofensivo y desató un vendaval.

Liderado por un futbolista en un momento mágico como Koke, encontró en la verticalidad de Yannick Carrasco la clave inicial. El primer triplete de su carrera desató la diversión en el Calderón con un equipo ambicioso que siempre quiso más.

Se sumó a la fiesta un Gaitán reivindicativo (con un doblete), también Correa y hasta hubo espacio para curar heridas de lesiones superadas en el caso de Tiago, con un gol que fue el broche de oro a una tarde mágica en el Calderón.

El último en salir al campo fue el Real Madrid. Los de Zidane tenían por delante la misión de hacer olvidar los cuatro empates consecutivos y vaya si lo hicieron. Varane enterró los malos inicios de equipo blanco a los cuatro minutos, el resto fue una fiesta, con contragolpes letales y el regreso de Marcelo, clave en el estado de salud madridista.

Su vuelta al campo devolvió la alegría y desató la contundencia que añoraba la afición blanca. El reencuentro con el gol de Karim Benzema y la exhibición de un Isco Alarcón que pide minutos, engordaron una goleada que no se cerró hasta que Cristiano Ronaldo no dejó su sello personal en el marcador. Enfrente estuvo un Betis que ya señala al banquillo tras la humillación en el Villamarín.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen