Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Las claves de la exhibición y posterior empate de España ante Italia

La superioridad de España en Turín se hizo patente en la segunda mitad con el gol de Vitolo, pero los de Lopetegui no supieron sentenciar a la selección azurri.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Carvajal y Piqué disputan un balón con Immobile. Foto: Twitter.
Carvajal y Piqué disputan un balón con Immobile. Foto: Twitter.

España dejó escapar una gran oportunidad para asestar un golpe duro a un rival directo por el acceso directo al Mundial 2018. Una Italia ante la que dio una hora de exhibición de juego, pero con la que se desplomó con los cambios del rival para acabar cediendo un empate con un inocente penalti.

Estas son algunas de las claves del empate de España:

Presión alta y anulación del rival: En la Eurocopa 2016, España no tuvo un plan b para contrarrestar el aluvión Italia. Ayer, en Turín, demostró desde el inicio quien iba a llevar el mando, con una presión alta asfixiante que hizo robar continuamente el balón en terreno rival y provocó numerosas imprecisiones.

Recuperación de la identidad del éxito: España cuajó durante 60 minutos una imagen imponente con la que conquistó dos Eurocopas y un Mundial. Dominador total del encuentro, con el toque por bandera y explotando sus virtudes, con Koke, Iniesta y Silva como grandes protagonistas.

La armonía: Una idea clara y trabajada, líneas juntas y compenetradas en cada movimiento. El juego de España era pura armonía, con movimiento continuo en posesión. Toque y búsqueda del espacio. Las combinaciones repletas de calidad aparecieron en jugadores de un altísimo nivel técnico ante las que los italianos siempre llegaban tarde.

Sin reacción táctica: Lopetegui demostró tener estudiado a la perfección al rival con su planteamiento inicial, minimizando al máximo a Italia y convirtiéndola en una selección de un nivel más bajo que el que tenía sobre el papel. No hubo tanto acierto cuando Ventura introdujo a tres jugadores de ataque juntos, Busquets hizo aguas perdido en ayudas y el equilibrio de la Roja desapareció.La entrada de Thiago para tener el balón de nuevo no fue la solución. Faltó un refuerzo defensivo en los momentos de apuro.

La falta de pegada: España llegó a acariciar el 80 por ciento de posesión pero tan solo remató en dos ocasiones a puerta en una primera parte de exhibición. La velocidad con el balón fue buena, pero se repitieron errores del pasado en los últimos metros por la falta de remate.

Diego Costa al límite de la expulsión: Jugar con Diego Costa conlleva asumir un riesgo de quedar en inferioridad numérica en cualquier momento del partido. El delantero del Chelsea pudo ser expulsado, pero el árbitro prefirió mirar a otro lado. Comenzó perdonando una amarilla por un manotazo sin buenas intenciones a Bonucci. Sí le pillaron el segundo en un gesto al protegerse del rival pisando el balón. A pocos segundos de ser sustituido pudo ver la tarjeta roja por mandar un pelotazo a la grada.

Falta de estabilidad: Italia no necesitó mucho para generar inestabilidad en la fase defensiva de la selección española y provocar una mala salida de balón de la zaga. Un par de balones largos, de centros al área, subir un grado la intensidad y la defensa de la Roja comenzó a sufrir. Son algunos detalles por pulir de la pasada Eurocopa. Ocurrió en el día maldito ante Croacia y se repitió en la eliminación en octavos de final.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen