Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

El gesto más emotivo del Betis

Pere Ribas, ciego de nacimiento y natural de Olot (Gerona), vivió su primer partido desde la grada del Benito Villamarín, un momento que nunca olvidará.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Pere Ribas pudo conocer a Joaquín horas antes del partido frente al Deportivo. Foto: Movistar Plus.
Pere Ribas pudo conocer a Joaquín horas antes del partido frente al Deportivo. Foto: Movistar Plus.

El Betis jugó el pasado viernes su primer partido de la temporada en el Benito Villamarín. El 0-0 frente al Deportivo de la Coruña dejó a los verdiblancos a la cola de la tabla y con el malestar generalizado de la grada. Pero hubo alguien entre los 34.546 asistentes al estadio que disfrutó como un niño, nunca mejor dicho.

Se trata de Pere Ribas, un niño de 10 años ciego de nacimiento y natural de Olot (Gerona), que se enamoró del Betis al escuchar el himno verdiblanco y que el pasado viernes cumplió su sueño estuvo por primera vez en el Villamarín:

"Un día mis padres me pusieron los himnos de todos los equipos, pero cuando sonó el del Betis me gustó muchísimo. Escuché un partido y ganaron 4-0. Y pensé, puede perder, pero sé que es un buen equipo", declaró el pequeño al diario ‘ABC’ de Sevilla. Desde aquel momento, Pere no se despega de la radio en ningún partido del Betis.

Un sueño hecho realidad y que fue posible gracias a la iniciativa de varias peñas y seguidores del Betis, que a través de papeletas consiguieron recaudar la cantidad suficiente para pagar el alojamiento a Pere y a su familia. El propio Betis, al escuchar su historia, quiso formar parte de ella facilitándole varias entradas para el partido ante el Deportivo. El pequeño no pudo celebrar ningún gol, pero tuvo la oportunidad de pisar el césped horas antes del encuentro y de conocer a varios de los integrantes de la plantilla verdiblanca.

Además, una semana antes del choque, Pere pudo conocer a Musonda, su gran ídolo, en el hotel donde el Betis se concentró en la primera jornada de Liga, en el duelo frente al Barça. Toda una experiencia que este pequeño bético nunca olvidará.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen