Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Llorente, en tierra de nadie

El delantero navarro atraviesa una situación similar a la vivida en la temporada 2012/13 en el Athetic, cuando apenas contó para el equipo vasco.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

e734dfb925529812475021a08f9f0a220c183f74

Fernando Llorente vive en el día de la marmota. Hace cuatro años el delantero navarro renunció a una ampliación de contrato con el Athletic de Bilbao, una decisión que obligó al equipo vasco a remitirse a su cláusula de rescisión. Llorente no salió de San Mamés esa temporada y pasó sus días en el banquillo hasta que se marchó libre a la Juventus, un año más tarde. El Athletic no dio su brazo a torcer y Llorente fue el gran damnificado.

Este verano la historia vuelve a repetirse. Distinto equipo pero mismo protagonista. El Sevilla (léase Jorge Sampaoli) no cuenta con el delantero, que ha buscado mejor suerte en la Real Sociedad o en el Swansea. Agua de borrajas. Ni el Sevilla vende (barato) ni Llorente se quiere marchar, al menos es lo que dice su hermano y representante: “Fernando quiere seguir en Sevilla porque es un gran club y además es un club de Champions”.

La situación va camino de ser calcada a la de su último año en Bilbao. El Sevilla ya ha encontrado en Ben Yedder y Vietto a los recambios de Kevin Gameiro, y el interés de la Real Sociedad se ha esfumado tras la llegada de William José, delantero de Las Palmas.

En cuanto al Swansea la historia no cambia mucho. La ficha de Llorente, que asciende a tres millones de euros netos, es casi inasumible para el conjunto inglés. También suena Málaga como posible destino del delantero, pero el montante de su ficha es también un escollo para el equipo de la Costa del Sol.

Aún queda un mes de mercado y, en el peor de los casos, toda una temporada por delante, en la que Llorente tendrá que convencer a Sampaoli de que merece un papel principal, o de lo contrario vivir un nuevo déjà vu en el banquillo del Pizjuán.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen