Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Chile vuelve a reinar desde los once metros (2-4)

Los mineros volvieron a coronarse en la Copa América por segunda edición consecutiva ante una Argentina que volvió a morir en la orilla de los penaltis.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Chile celebra su segunda Copa América consecutiva tras el penalti decisivo de Silva. Foto: @copaamericacentenario.
Chile celebra su segunda Copa América consecutiva tras el penalti decisivo de Silva. Foto: @copaamericacentenario.

Chile volvio a reinar en las Américas: misma final, mismos protagonistas y mismo desenlance. Los mineros siguen haciendo historia por segundo año consecutivo, mientras que Argentina volvió caer en su tercera final en tres años, con Leo Messi como gran damnificado tras fallar desde los once metros en la tanda de penaltis.

Ni Argentina ni Chile dominaron en los primeros minutos de la final, fue la presión de ambas selecciones la que imperó durante el primer asalto. Banega avisó a los 16 segundos con un derechazo desde fuera del área. Poco más fútbol se vio. Lo más reseñable si acaso fue la pifia de la noche a cargo de Gary Medel, que pudo acabar en tragedia de no ser por la mala fortuna de Higuaín de cara a portería. Una falta de claridad a la hora de abordar la portería por parte de ambos equipos y una pelea en el centro del campo que se saldó su primera víctima en el minuto 28.

Messi no aportó mucho en ataque, pero sí lo suficiente para dejar a Chile con diez. El de Rosario le comió la tostada por partida doble a Marcelo Díaz y el minero pecó de ingenuidad. Doble amarilla y a la calle. Chile cedió en la presión tras la expulsión y se convirtió en un frontón que acabó por diluirse con la segunda expulsión de la noche.

Roja a Rojo. No es un trabalenguas, sino la decisión de Héber Lopes tras la entrada por detrás del defensa argentino a Arturo Vidal. Discutible la expulsión, pero no para el brasileño, que levantó la tarjeta roja al aire sin saber ni siquiera a quién iba dirigida, y quiso formar parte del espectáculo en la final con un ritual de aspavientos y sermones sobre el campo. Argentina tuvo la oportunidad de matar, pero no lo hizo y la final volvió a su punto inicial.

Tras el descanso se vivió un alto el fuego en el MetLife Stadium de Nueva Jersey. Chile dominó el balón, pero la superioridad no se tradujo en peligro y ambas selecciones optaron por el tanteo. La primera ocasión clara para ‘la roja’ no llegó hasta el minuto 80, cuando Alexis prolongó y Vargas se plantó en la portería de Romero, pero el disparo del chileno se encontró con el cuerpo del meta albiceleste.

La asociación entre Messi y Banega no fructificó, y Gerardo Martino metió al Kun Agüero en el campo ante la nula presencia en ataque de Higuaín, desaparecido en la final. Ninguno se mojó en la recta final del partido, pero si hubo un jugador que olió el gol ese fue Messi. El poco peligro que generó Argentina en la segunda mitad pasó siempre por los pies de Leo, que daba la sensación de poder romper el partido en cualquier momento. No hubo tiempo y el guion fue el mismo que el de año pasado, prórroga.

La lotería de los penaltis volvió a sobrevolar la final de la Copa América, una suerte que ninguno de los dos quiso en el tiempo extra. Vargas la tuvo de nuevo de cabeza tras un centro templado de Beausejour, pero el delantero lo logró imprimirle la fuerza necesaria al balón para batir a Romero. La réplica fue del Kun, que fue testigo privilegiado de la mejor parada de la Copa América. El cabezazo del 11 argentino fue impecable, pero el vuelo sin motor de Bravo fue sencillamente increíble. La luz de la reserva saltó para ambas selecciones en la segunda mitad de la prórroga y el campeón volvería a salir de la tanda de penaltis.

El déjà vu hizo acto de presencia en Nueva Jersey. Vidal falló el primer disparo (y el único) de Chile en la tanda de penaltis. Messi, que abultó aún más su estadística negativa desde los once metros, y Biglia fueron los verdugos para una selección que perdió su tercera final consecutiva tras el Mundial de 2014 y la final de la Copa América del año pasado. El capitán de la albiceleste acabó el encuentro abatido y Chile volvió a reinar en América por segundo año consecutivo.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen