Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Las claves de la 'revolución' española

España ha arrancado esta Eurocopa de una forma impecable, dos victorias que valen un billete para los octavos de final y varios cambios respecto al Mundial de Brasil que evidencian su buen estado de forma.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Sergio Ramos disputa un balón en el partido ante Turquía. Foto: @uefaeuro.
Sergio Ramos disputa un balón en el partido ante Turquía. Foto: @uefaeuro.

La estrepitosa derrota de España en el Mundial de Brasil ya es cosa del pasado. Los de Vicente del Bosque necesitaban un cambio generacional y anímico que ha llegado en esta Eurocopa. La victoria en el debut de ‘la roja’ (algo que no se producía desde el año 2008) y la goleada de ayer ante Turquía han sido reconciliadoras. Los más optimistas ya sueñan con el ‘triplete’ de Eurocopas. Dos años han pasado desde el descalabro en Brasil, y muchos han sido los cambios desde entonces que han lavado la cara de una selección que tocó fondo.

La sangre nueva: Los Nolito, Morata o Lucas Vázquez han llegado para quedarse. España necesitaba un cambio generacional, y la irrupción de los nuevos junto a la experiencia acumulada de los de siempre ha resultado fundamental en este arranque de la Eurocopa.

El buen ambiente en la concentración: Los días previos al comienzo de la Eurocopa quedaron salpicados por el ‘caso Torbe’. Pero la victoria sobre la bocina ante la República Checa y el reivindicativo gol de Piqué unió aún más a una selección que ha arrancado la competición con hambre de gloria.

Un arranque impecable: Nada que ver con la historia del pasado Mundial. España comenzó la reconquista de la estrella con una dolorosa derrota ante Holanda (1-5) y la posterior eliminación en la segunda jornada ante Chile (0-2). Esta vez el guion ha dado un vuelco. La victoria por la mínima ante los checos quedó en anécdota ayer con una goleada esperanzadora que metió a los de Vicente del Bosque en los octavos de final por la vía rápida.

Un nuevo ataque: El cambio ha llegado también a la línea de ataque. Villa o Torres han brindado a la selección española los mejores momentos de su historia. En el Mundial de Brasil Del Bosque apostó por Diego Costa, un experimento fallido que dejó al hispano brasileño a cero en la competición. La aparición de Nolito y la consagración de Morata al máximo nivel es un hecho, y España puede estar de enhorabuena porque el gol ha vuelto con más fuerza que nunca a la selección.

De vuelta a la fórmula del éxito: El juego desplegado por España en este comienzo de la Eurocopa recuerda mucho a la fórmula que tantas alegrías ha dado a la afición. La posesión no se negocia. El control puede ser estéril si no se llega al área rival, pero este no es el caso. España ha vuelto a hilar como antaño y el control en el centro del campo a cargo de un excelso Andrés Iniesta está volviendo a dar sus frutos y a asombrar a media Europa.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen