Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Cronología de una Liga sufrida

Un campeonato de altibajos, en el que el Barça llegó a asombrar y patinar a partes iguales. Una Liga, la número 24, que supone el primer título de la temporada para los culés.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Foto: Instagram.
Foto: Instagram.

Con la de hoy, el FC Barcelona alcanza la Liga número 24 de su palmarés, su segundo trofeo consecutivo. Pero no todo ha sido de color rosa en ‘can Barça’ esta temporada. Con la Semana Santa vino también el periodo de penitencia para los culés, y varios traspiés consecutivos, sumados a la eliminación de la Liga de Campeones, apretaron una Liga que parecía tener un dueño claro desde que arrancó el año.

El Barça comenzó la Liga ganando tímidamente ante Athletic, Málaga y Atlético de Madrid. En la jornada cuatro vino la primera goleada de la temporada ante el Levante (4-1), el mismo castigo que recibirían los culés en sus propias carnes tres días después ante el Celta de Vigo. Los gallegos empataba a puntos con el Madrid en la clasificación, y ante el Barcelona demostraron por qué se merecen estar la temporada que viene en Europa.

Tras el varapalo culé llegó la victoria por la mínima ante Las Palmas. Los de Luis Enrique no terminaban de carburar en la competición doméstica, y el Sevilla se encargó de corroborar el dubitativo comienzo un Barça que llegó al Sánchez Pizjuán con varias bajas, como la de Messi e Iniesta. Los azulgranas besaron el verde de Nervión y los andaluces se llevaron los tres puntos.

Después vino la recuperación. Seis victorias consecutivas ante Rayo (5-2), Eibar (3-1), Getafe (0-2), Villarreal (3-0), Real Sociedad (4-0) y, sobretodo, Real Madrid (0-4). Los culés descosieron a un equipo sin recursos y casi sin alma. Con Messi en el banquillo el Barça no necesitó del argentino y vapuleó al Madrid de Benítez. Una retahíla de golpes que sería el vivo ejemplo del paso del técnico madrileño por el Bernabéu.

El Mundialito de Clubes en Japón estaba cerca, y el Barcelona pareció dejarse llevar por las tierras niponas antes de tiempo. Dos empates ante Valencia y Deportivo volvieron a bajar de las nubes al campeón. Tras la victoria ante River Plate en el estadio internacional de Yokohama, el Barça volvió a la Liga en la víspera de nochevieja para golear al Betis (4-0). 11. Tras las uvas de año nuevo el Barça volvió a pinchar, esta vez en Cornellà ante sus vecinos (0-0). Fue el último resbalón hasta marzo.

Doce victorias consecutivas fue el balance del Barcelona desde aquel lejano 2 de enero ante el Espanyol. 44 goles a favor y solo 7 en contra para un equipo que metió la directa hacia el título. Casi tres meses de dominio absoluto en el que los azulgranas dejaron tres sets en el camino; ante Athletic (6-0), Celta (6-1) y Getafe (6-0); una manita ante el Rayo (1-5) y dos póker de goles frente al Granada (4-0) y Eibar (0-4).

Después vino el declive. El Villarreal abrió la veda con un empate de mérito en su estadio (2-2) que cortó la meteórica racha del líder. El submarino amarillo levantó un 0-2 en contra y los culés perdieron la oportunidad de sentenciar el campeonato. Un Madrid resurgido hurgó aún más en la herida, y el 1-2 en el Camp Nou hizo saltar las alarmas en Barcelona. Ahí no quedó la cosa. Real Sociedad (1-0) y Valencia (1-2) se apuntaron al derrocamiento del líder, que dilapidó todo el trabajo realizado y dio alas a Atlético y Real Madrid. La eliminación ante los rojiblancos en Champions fue el episodio más dramático de todos, dejando a los azulgranas en cuidados intensivos.

Empatados a puntos con los colchoneros y a un solo punto de los blancos, el Barça no podía permitirse el lujo de caer una vez más. No lo hizo. Deportivo (0-8) y Sporting (6-0) se cruzaron en el camino de un equipo encabritado, que borró de un plumazo cualquier aroma a ‘Tamudazo’ y se deshizo de Betis, Espanyol y Granada en el tramo final de la temporada.

El Barça volvió a lo más alto del fútbol español un año más. Un título que puede convertirse en doblete el próximo 22 de mayo si logra la Copa del Rey ante el Sevilla. Habemus campeón.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen