Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

“Todo jugador del Madrid se merece esas despedidas”

Casillas lanzó un dardo a su ex equipo tras la despedida de Arbeloa, que se marchó ayer del Bernabéu por todo lo alto.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Foto: Instagram.
Foto: Instagram.

El ex capitán y portero del Real Madrid, Iker Casillas, valoró ayer en su cuenta de Facebook la despedida del que fuera su compañero en el vestuario. Álvaro Arbeloa saltó por última vez al césped del Bernabéu ante el Valencia y fue manteado y aclamado al finalizar el encuentro. Una despedida muy diferente a la que tuvo Casillas en el Madrid.

"Un ex compañero mío, Álvaro, se despide del Madrid. Quiero agradecerle todo aquello que ha hecho por el club. Un canterano que tuvo que irse para demostrar que tenía mucha calidad para poder venir otra vez al Real Madrid"

Casillas no quiso desaprovechar la ocasión y lanzó un dardo de forma indirecta al que fue su club durante 16 temporadas: "Todo jugador del Real Madrid se merece siempre esas despedidas con sus compañeros y con la gente. Agradezco lo que le ha dado al equipo y quiero desearle suerte en la nueva etapa que se abre en su vida”. La despedida de Iker Casillas del Real Madrid será recordada no la emotividad de la misma, sino por la frialdad con la que se desarrolló. El 12 de julio del año pasado Casillas compareció en rueda de prensa para anunciar su retirada. Lo hizo entre lágrimas y solo, algo que indignó a varios sectores del madridismo. El club rectificó. Y un día después Florentino Pérez organizó un acto de despedida del capitán en el palco de  honor del Santiago Bernabéu. El presidente blanco reconoció más tarde su error:

“La despedida de Casillas no quedó bien, pero fue así porque él quiso. El error mío es por haberlo consentirlo y por eso le llamé esa misma tarde, hablé con él, retrasó su salida y al día siguiente hicimos las cosas bien y se fue con otro sabor de boca”.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen