Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Demasiado pequeño, demasiado flaco

El Leicester City está a un paso de hacer historia en la Premier League y Mahrez, el mejor jugador de Inglaterra, es el vivo reflejo de un proyecto basado en la adversidad.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

El 22 de noviembre de 2013 Alexandre Bonnet, centrocampista del Le Havre de la segunda división de Francia, colgaba un balón al corazón del área para que un tal Riyad Mahrez cabeceara al fondo de la red. El estadio del Tours FC estaba prácticamente vacío, pero una docena de aficionados corrió grada abajo para acercarse a la línea del césped y celebrar el gol del jugador franco argelino. Tres años después, Riyad Mahrez se ha convertido en el mejor jugador de la Premier League.

El jugador nacido en Sarchelles, Francia, sucede en el galardón a leyendas como  Lineker, Cantona, Giggs, Mark Hughes, Henry, Cristiano Ronaldo o Bale. Mahrez es el ejemplo de cómo no tumbarse pese a hincar la rodilla. Creció en un destino predilecto para inmigrantes, donde cualquier otro camino hubiera sido más fácil que el del fútbol. Él eligió el verde del césped, y vagó sin pena ni gloria por los campos de Francia cobrando lo mismo que el sueldo mínimo en España.

Puede parecer el guion de una de esas películas de superación, de crecerse ante la adversidad, pero es la historia de un jugador que era “demasiado pequeño, demasiado flaco” para jugar al fútbol. Seis goles en sesenta partidos fue el bagaje de Mahrez en el Le Havre francés. Un delantero del montón, que alcanzaba las 22 primaveras y que dio el salto a un desconocido Leicester City, a 160 kilómetros al norte de Londres.

Un equipo pequeño, de esos que rompen los esquemas del fútbol y que se empeñan en ser un dolor de muelas para los grandes. Lo que en principio comenzó como una moda está muy cerca de convertirse en un problema para las casa de apuestas (si es que alguien apostó por ‘los zorros’). Lo del Leicester hace tiempo que dejó de ser suerte. Se hizo líder en la jornada 13 y su pelea con Arsenal, Manchester City y Tottenham no le ha achantado lo más mínimo.

Mahrez se ha convertido en el buque insignia de un club que en España diríamos que pelea en una Liga “que no es la suya”, o que no juega a nada. En equipo que no tendría sitio en la Liga española, de la que son dueños Madrid y Barcelona, tanto futbolística como mediáticamente. En Inglaterra quizá no tienen a los mejores, pero sí tienen una Liga en la que el Chelsea puede ser campeón y al año siguiente estar noveno en la tabla.

Riyad Mahrez es una pieza más de un puzle que componen jugadores como Vardy, Kanté, Ulloa o Drinkwater. Futbolistas que hace un año solo conocían en ‘Fiebre Maldini’, pero que hoy se encuentran a un paso de hacer historia. La historia del franco argelino es solo la rúbrica a un proyecto que, no olvidemos, parte de un equipo que cumple su segundo año en la Premier League, y que la pasada temporada se quedó a un solo punto de descender. La grandeza del fútbol.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen