Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Neymar, de héroe a villano

El brasileño tendrá que cambiar el chip ante el Deportivo de la Coruña si no quiere convertirse en el centro de la ira culé.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Fuente: Instagram.
Fuente: Instagram.

Hace unos meses todo era júbilo en Barcelona y Neymar era la viva imagen del gran momento de los azulgranas. Poco importaban sus escapadas a Brasil o su vida extradeportiva. Cuando el brasileño se calzaba las botas el espectáculo estaba asegurado sobre el campo de fútbol.

Ahora que pintan bastos en el Camp Nou la situación del 11 culé ha dado un vuelco de 180 grados y todos le cuestionan. No es para menos. El rendimiento de Neymar sobre el terreno de juego se ha reducido hasta ser casi nulo. Las cuatro derrotas en los últimos cinco partidos del Barça han ido de la mano con la aportación goleadora del delantero, que no ha visto portería en ninguno de ellos.

A todo esto, los últimos acontecimientos ajenos al balón están dando mucho que hablar a los aficionados del Barcelona. En la última derrota ante el Valencia las cámaras captaron a Neymar discutiendo con su compañero Jordi Alba, hasta tal punto de mandarle “a tomar por culo”. Barragán también las tuvo tiesas con el jugador, que le lanzó una botella de agua en el túnel de vestuarios.

Las escapadas de Neymar a su país natal y sus ‘citas’ con la justicia tampoco benefician al jugador del que se espera lo máximo.  Por si fuera poco, la guerra también está servida entre el jugador y el Barça por disputar la Copa América y los Juegos Olímpicos. El club solo está dispuesto a que Neymar dispute uno de los dos torneos. Luis Enrique afirmó ayer en rueda de prensa que la solución no será fácil y que “el verano será muy largo”.

“Que Dios nos bendiga y nos proteja”. Ese es el lema al que apela Neymar antes de cada partido y al que deberá cogerse hoy más que nunca ante el Deportivo si no quiere ser el centro de la ira culé.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen