Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

El Sevilla sigue sin ganar fuera de casa

La entrega y la lucha dio la victoria por 2-1 a un Sporting de Gijón que hoy se jugaba la vida ante el Sevilla, que se puso por delante pero volvió a caer lejos del Sánchez Pizjuán.


Foto del autor EFE @EFE,

Foto: Sevilla FC
Foto: Sevilla FC

Abelardo afirmó esta semana que si no se ganaba al Sevilla la permanencia en Primera iba a ponerse prácticamente imposible y calificó el partido como una final, pero a pesar de las advertencias su equipo volvió a encajar un gol en los primeros minutos.

En la primera llegada del Sevilla a las inmediaciones del área local el balón llegó a Cristóforo que, por la banda izquierda, centró, Sergio Álvarez, en su intento de despejar, tocó el balón y despistó al resto de la defensa. El esférico cayó a los pies de Iborra, que batió a Cuéllar con un potente disparo.

De nuevo el Sporting se vio obligado a remontar y, apoyado por un entregado público, se puso a ello desde ese minuto jugando por las bandas pero sin crear peligro porque la defensa sevillista estaba muy atenta.

En el minuto 22, un robo en el centro del campo propició una contra con mayoría de efectivos gijoneses que culminó con un pase de Halilovic sobre Jony, que centró sobre la llegada de Isma López y Sanabria, pero Krychowiak tocó el balón y lo introdujo en la portería.

Tras el empate, el juego se equilibró y ambos equipos dispusieron de varias ocasiones de gol que no aprovecharon.

Los dos equipos salieron decididos en busca de la victoria en la segunda parte.

La primera ocasión de gol fue local, cuando Sanabria ganó en un salto a Carriço y trató de superar a Sergio Rico con una vaselina que se fue alta por poco.

En la siguiente acción, Coke remató desde el borde del área y Cuéllar respondió con un gran rechace.

El Sporting lo intentó con más corazón que cabeza, mientras que cada vez que se acercaba el Sevilla el peligro era evidente, pero Llorente no estuvo acertado en sus acciones y mantuvo vivos a los locales.

En el tiempo añadido y tras una larga jugada, el balón llegó a Rachid, que lanzó un centro e Isma López, situado en el punto de penalti, batió a Sergio Rico en medio del delirio de la hinchada local.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen