Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

El Villarreal tendrá que sentenciar en Praga

El Villarreal venció 2-1 al Sparta en un partido que pudo ser suficiente para definir la eliminatoria de no ser por la gran noche del portero checo.


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Los de Marcelino pudieron convertir la vuelta de los cuartos de final de la Europa League en un mero trámite. Pero, caprichos del fútbol, se encontró con un Sparta que rascó un gol cuando nadie lo esperaba y que coronó a su portero como héroe de la noche, cuando llevaba la etiqueta de verdugo.

Bicik dio alas al submarino a los tres minutos, en una acción en la que se confió en exceso. Tanto que esperó hasta el último momento para despejar un balón sin apenas peligro. Bakambu puso la bota en el momento justo para blocar el despeje del portero y la pelota acabó irremediablemente dentro de la portería.

Un fallo garrafal que se encargó de disipar tras el gol. El Villarreal entró como loco en área checa. Samu Castillejo, Soldado, Bakambu… Con la zurda, de cabeza o en plancha, de todos los colores. Poco importaba, el meta del Sparta se negó a ser parte de los highlights por su falló y fueron sus paradas las que le convirtieron en el protagonista de la primera parte.

Un aluvión de ocasiones que acabó pagando en Villarreal antes del descanso. Un inocente córner de los checos acabó con el empate de Brabec. Perdonar tiene castigo… Una máxima en el fútbol.

Tras el descanso el guion no cambió. Los de amarillo salieron en tromba ante un Sparta que solo encontró el peligro en un centro de Krejci que repelió Asenjó. Los locales se volvieron a calzar las botas y Mario rozó el gol con un cabezazo que se estrelló en el palo.

Marcelino metió más mordiente en el campo con la entrada de Baptistao. Fue justo antes de que Bakambu marcara el segundo tras la sutileza de Denis Suárez. El congoleño definió con maestría para hacer el 2-1 definitivo.

Bakambu pudo hacer el tercero, al igual que Soldado, Denis o Mario. Pero el 1,92 de Bicik y la mala fortuna en los metros finales dejaron al Villarreal con la miel en los labios y los de Marcelino tendrán que sentenciar la eliminatoria en Praga.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen