Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies ×
Recibir notificaciones de noticias importantes y de tus equipos favoritos       No

Piqué, contigo empezó todo

El central azulgrana se enfrentará hoy a su rival predilecto, un enfrentamiento que ha traído cola en los últimos meses con las declaraciones del defensa


Foto del autor Daniel M. Venzalá @Danielmv,

Hay jugadores que su sola presencia en el campo ya vale una entrada de fútbol. No importa si la camiseta que viste es azul y grana, blanca, o amarilla. Para el recuerdo quedaron noches que encumbraron a muchos jugadores y cuya ovación está asegurada pisen el campo que pisen. Totti, Buffon, Terry, Ronaldinho o Iniesta son un buen ejemplo de ello.

Pero también está la otra cara de la moneda, la de aquellos jugadores que se pueden catalogar como enemigos íntimos de la afición rival. En esta segunda catergoría encontramos a Gerard Piqué. El central, de indudable calidad dentro del campo, se maneja como nadie al ataque, y no precisamente con el balón de fútbol en los pies.

Esta tarde se enfrentará al Real Madrid, un partido de fútbol marcado en rojo en el calendario del central azulgrana. Y es que el catalán tiene predilección por los blancos. Catalogar a Piqué como antimadridista quizá pueda sonar excesivo. Pero lo que queda claro es que Gerard disfruta, y mucho, viendo fracasar a los blancos. ¿Quién no disfruta viendo perder al rival? El problema, o la virtud de Piqué, es que lo afirma a los cuatro vientos, levantando ampollas y dejando un reguero de críticas en las que se siente como pez en el agua. Ya lo dijo él: "Que me piten en el Bernabéu es sinfonía".

Todo comenzó con Kevin Roldán (Piqué no mintió). Y continuó con una serie de declaraciones que incendiaron la casa blanca y el seno de la selección española, tierra hostil cada vez que el defensa acude a una concentración de la Roja. 

El "que se jodan los del Madrid" o el ya famoso "cono-cido" quedarán siempre en la memoria del aficionado blanco, que ingresó a Piqué hace tiempo en su particular lista de los jugadores que menos simpatía despiertan.

Siempre es de agradecer que los futbolistas no enumeren una lista de tópicos cuando tienen un micrófono delante. Pero el caso de Piqué es digno de mención. Puede gustar más o menos. Y puede que en muchos casos sus declaraciones puedan ser el germen de algo que el aficionado no quiere ver dentro de un campo de fútbol. Pero lo que queda fuera de duda es que Piqué es un futbolista único fuera del campo y todo un reclamo para el negocio del fútbol. Esperemos que esta noche el balón sea el verdadero protagonista y que los trapos sucios no se aireen en el Camp Nou.

Noticias relacionadas


Comentarios


    Click para elegir imagen